Silla para el Auto

Sillas


Todas las sillas son distintas y tienen distintos rangos permitidos de peso y altura, así como restricciones en cuanto a la orientación en la que puede ir en el vehículo (hacia adelante o hacia atrás). Es por esto que los pesos que indica la CONASET en la imágen informativa hacen referencia a lo que el mercado tiene para ofrecer y no necesariamente la regla en todos los casos. Por ejemplo: hay sillas convertibles que te permiten llevar al niño mirando hacia atrás ¡hasta los 25 kilos!
Es sumamente importante tomar una decisión informada antes de comprar un Sistema de Retención Infantil (SRI) ya que este debe adaptarse a nuestro auto y nuestro hijo.

NO SIEMPRE LA SILLA MÁS CARA, ES LA MEJOR.

Silla a Contramarcha:

La silla contramarcha debe empezar a usarse por lo menos hasta los 2 años. La recomendación de los expertos mundiales en el tema es que viajen a contramarcha el mayor tiempo posible mínimo hasta los 4 años independientemente de su peso. A menos que tengan ya los 4 años y pesen menos de 22.5 kg pueden seguir usando una silla contramarcha porque solo existen sillas que soportan máximo 22.5kg.

¿La razón?
La columna de los niños tiene características que la hace más propensa a lesiones en la zona cervical. Las vértebras están en proceso de formación y osificación, por lo que su estabilidad es diferente a la de un adulto. Por ejemplo, el anillo de C1 (Primera vértebra cervical) alcanza el tamaño normal de un adulto aproximadamente a los 4 años. La columna en esta zona además es hipermóvil por la laxitud ligamentosa propia de los niños, lo que la hace más propensa a movimientos de traslación. Por último, hay que recordar que los niños más pequeños tienen una relación cabeza/cuerpo mayor (en los niños la cabeza puede llegar a representar el 25% del peso de su cuerpo, mientras que en los adultos es solo el 6%), lo que cambia el fulcro de movimiento en el cuello. Es por esto que la Academia Americana de Pediatría recomienda la contramarcha para niños durante “el mayor tiempo posible” y esto va a estar determinado por los sistemas de retención infantil fabricados en EEUU, que usualmente coinciden en permitir la contramarcha al menos hasta los 16 kg,  coincidencia con el peso de un niño a los 4 años aproximadamente.⁣ ⁣⁣

Si a estos datos le sumamos que el desarrollo del cuello y la musculatura de un niño toma años en desarrollarse al nivel de la de un adulto, podemos concluir que:

  • Cuando la silla va orientada a favor de la marcha, en un choque frontal la cabeza actúa como una punta de flecha, tirando el cuello fuertemente hacia adelante.
  • Como la musculatura es débil, sólo se necesitan milímetros de estiramiento y fuerza sobre para ocasionar un daño grave e irreparable.

La desproporción que existe hasta los 2 años hace que haya un 500% más de probabilidad de un daño severo o la muerte en caso de choque frontal cuando se viaja a favor de la marcha. Y el riesgo (aunque disminuye en algunos puntos porcentuales) sigue siendo enormemente alto hasta los 4 años!!

¿Por qué se habla de los 18 kilos si lo que influye es la edad y no el peso? Porque en promedio un niño de 4 años pesa 18 kilos, pero no siempre se cumple esta regla.

Es por esto que siempre recomiendo que busquen sillas que permitan la contramarcha al menos hasta 18 kilos para poder estar seguros que sus hijos podrán usar la silla hasta los 4 años.

Si sus hijos se encuentran en percentiles altos de altura o peso, deberán asegurar su contramarcha hasta los 4 años, buscando sillas que lo permitan hasta los 20 o 22.5 kg.

En Suecia, donde la mortalidad infantil en autopista es prácticamente 0, lo saben. Por eso sus sillas permiten la contramarcha hasta más de los 22 kg y sus niños viajan de esa forma hasta los 6 años.

La contramarcha debe prolongarse el mayor tiempo posible. Al menos hasta los 2 años y si queremos que las estadísticas estén de nuestro lado, extenderlo al menos hasta los 4 años.

Mientras en Suecia las estadísticas se acercan al 0% de mortalidad, en el resto del mundo muere 1 niño cada 4 minutos por accidentes relacionados con la silla para el auto.

Reglas Contramarcha:

Estamos de acuerdo que la forma más segura de viajar con niños menores de 4 años es a contramarcha, pero no todas las sillas lo permiten.

  • Los únicos tipos de sillas que se pueden poner a contramarcha son los huevitos (que sólo se pueden poner a contramarcha), las sillas convertibles y las todo en uno (que se pueden poner a contramarcha y hacia adelante).
  • Las sillas convertibles tienen un peso y altura máxima a contramarcha. Si tu hijo es 100 gramos más pesado que el peso permitido a contramarcha, debes dar vuelta tu silla hacia adelante. Por eso se recomienda que se busquen sillas que permitan la contramarcha de por lo menos 18 kg. Si por otro lado el niño llega a la altura máxima permitida y aun no llega al peso máximo permitido, se debe dar vuelta a la silla.
  • Siempre debes respetar las instrucciones de instalación del fabricante. Si tu cinturón de seguridad es muy corto y no puedes instalarla a contramarcha como dice el fabricante, esa silla no puede ir a contramarcha (hay trucos para solucionar eso).
  • Que los pies toquen el asiento y las piernas queden flectadas jamás van a ser una razón para dar vuelta la silla. ¡No pasa absolutamente nada! Los niños son flexibles y arreglar una pierna rota va a ser más simple que arreglar un cuello o columna rotos.
    Cuando las sillas están instaladas a contramarcha ocupan más espacio. Una regla en muchas sillas es que el respaldo de la silla no debe tocar el respaldo de los asientos del piloto o copiloto. En algunos casos el manual dice que deben haber al menos 2.5 cm de separación entre los respaldos, en otros dice que pueden apenas tocar sin apretar y en otros no dice nada y se asume que no deben.

La contramarcha es más segura sólo si se siguen todas las reglas. Conviene invertir en sillas que permitan la contramarcha hasta los 18 kilos ya que las consecuencias de llevar a un niño que pese menos a favor de la marcha pueden ser fatales.

La Reclinación Incorrecta en Contramarcha:

La reclinación siempre tiene que ser entre 30 y 45 grados. Mientras más chico el niño la inclinación debe acercarse más hacia 45 grados.

Cada silla es distinta y por lo tanto tiene distintas reclinaciones. Hay sillas que permiten varias posiciones y hay algunas que permiten sólo una. Hay algunas que permiten corregir la reclinación con una toalla enrollada o un “tallarín de piscina” (flotador) y hay otras que no permiten corregirla con nada. Unas sillas tienen una burbujita o pelotita que indican el nivel de reclinación, otras tienen una línea y otras que simplemente no indican nada sobre la reclinación (esas son las más difíciles).

El punto es que una buena reclinación es la clave para el éxito de usar siempre a contramarcha.

Lo malo de muchos autos es que su espacio no permite una buena reclinación (aunque la silla lo permita) y limita la compatibilidad de sillas que se pueden utilizar.

Se deben revisar bien los manuales de las sillas y sus reclinaciones. Recuerden que jamás se debe hacer algo que vaya en contra de las indicaciones del fabricante. Sí la silla no permite corrección de reclinación y sienten que sus hijos quedan muy sentados y les molesta, a veces la única solución es cambiar la silla o el auto.

Reclinación a Contramarcha:

El problema más grande con respecto a la reclinación lo tienen los recién nacidos. Para ellos, la reclinación es más que fundamental para evitar la asfixia postural o posicional.

¿Cuál es la regla?
La regla general dice que las sillas a contramarcha deben tener entre 30 y 45 grados de reclinación con respecto a una recta perpendicular al piso.

¿Cuál es la reclinación adecuada para mi hijo?
Si es recién nacido o aún no tiene control de cabeza y cuello, 45 grados. Después de esa etapa la reclinación es “opcional” a todas las posibilidades que te de la silla. La única regla que es importantísima, es la de los más chicos: sí el niño tiene 1 año y medio y odia ir tan acostado, puedes ponerlo menos reclinado.

¿Se deben comprar sillas usadas?

No lo hagan porque no tienen idea del historial de la silla: si recibió golpes, si estuvo en choques, si la desarmaron y la volvieron a armar mal, si la lavaron de manera inadecuada, si está vencida, si no tiene todas sus partes, si no trae su manual, etc.

Pero si deciden comprar una silla usada, esta es una lista de las cosas en las que se tienen que fijar o que tienen que preguntar antes de hacerlo:⁣

  • Saber toda la historia: especialmente si es “3 en 1” o “4 en 1” porque puede significar que en algún momento la pueden haber desarmado para avanzar a la siguiente etapa. Hay que asegurarse que si se retrocedió a una etapa anterior, se volvió a armar de manera correcta.
  • Que nunca haya estado en un choque. 
  • Que no se haya golpeado.
  • Que todas sus piezas estén presentes, incluido el manual (¡especialmente el manual!).
  • Que no esté vencida ni muy pronta a vencer.
  • Que el tapiz no haya sido lavado con productos abrasivos y que nunca se haya lavado el arnés de manera contraria a lo que dice su manual.
  • Si es americana, que no tenga reporte de retiro en la página de la NHTSA (las sillas americanas a veces son retiradas del mercado por fallas)

¿Cuál es la excepción?
Cuando se la compramos a alguien MUY cercano, en quien confiamos ciegamente que no nos va a mentir solo por vendérnosla.

Silla en Medio

No es obvio que un sistema de retención infantil no se debe poner en el centro. Si el auto tiene cinturón de 3 puntos en el centro, muchos asumen que se puede. Y si el auto tiene cinturón de 2 puntos en el centro y la silla se puede instalar con ese tipo de cinturón, también se puede asumir que se puede. El gran problema lo generan las entidades privadas y públicas (como clínicas y entidades del gobierno) que hacen campañas sobre el uso de los sistemas de retención y solo se limitan a decir que “el centro es el lugar más seguro”, lo que ocasiona que la gente instale las sillas en el centro del auto sin dudar.

Si, el centro es el lugar más seguro, pero sólo si el auto permite instalación de sillas en en el centro. Si el auto no lo permite, estamos poniendo al niño en riesgo de que no se retenga a esa silla en un choque.

¿Y entonces no la instalo en el centro?
¡No! No lo hagas hasta que estés 100% seguro de que tu auto permite instalación en el centro.

La instalación en el centro debe hacerse solo cuando lo permita el manual. Si se tiene la mínima duda si se puede, no debe instalarse la silla en el centro. Se debe tener cuidado con sacar el manual de internet: los modelos que llegan a Latinoamérica no son los mismos que en Europa o en EEUU. Aunque tengan el mismo nombre, solo se debe usar el manual que viene con el auto.

Altura del Arnés:

Las reglas de la altura del arnés son:

  • A contramarcha: a la altura del hombro o más abajo.
  • A favor de la marcha: a la altura del hombro o más arriba.

Cosas importantes a recordar:

  • Hay sillas en las que el arnés se ajusta manualmente y otras en que se ajusta automáticamente.
  • Si se nota que el arnés está saliendo desde muy abajo a contramarcha, se debe mover a la siguiente altura. Si la siguiente altura le queda más arriba del hombro (aunque sean centímetros) se tiene que volver a bajar.
  • Muchas veces la altura del arnés que elegimos, de repente ya no se ve igual que 10 minutos antes; esto pasa porque el niño no se sienta completamente hacia atrás y así se abrocha el arnés. El niño se desliza en la silla y cambia su posición completamente.
  • Si el niño va a favor de la marcha y está muy lejos del peso máximo permitido por la silla, pero el arnés en su máxima altura le queda más abajo del hombro: la silla le queda chica.
  • Pueden haber dos niños que miden lo mismo y a uno le queda bien la altura del arnés y al otro no; esto es porque hay niños más largos de tronco y cortos de pierna y otros cortos de tronco y largos de pierna.

Silla con Arnés de 3 y 5 puntos

Arnés de 3 puntos:
son las sillas que tienen una parte que sale desde cada hombro y una parte que sale desde la entrepierna 

Arnés de 5 puntos:
Estas sillas tienen una parte que sale desde cada hombro, una parte que sale desde cada cadera y una parte que sale desde la entrepierna . 

El broche de pecho no es un punto del arnés.

Muchas personas piensan que la diferencia entre tres o cinco puntos radica en si tienen o no broche de pecho.

El broche de pecho está ahí sólo para asegurarse de que en caso de choque, el arnés superior esté pasando sobre las clavículas; después de cumplir su función lo más probable es que baje hasta el ombligo o se rompa. No está permitido agregar un broche que no venga con la silla o esté permitido por la marca. Es un mito que las sillas con broche de pecho son más seguras.

Muchos papás abrochan solamente el broche de pecho, confundiendo la función de este y confiando en que retendrá al niño en caso de choque y no se imaginan lo equivocados que están.

El broche de pecho es plástico y su función no es retener al niño en la silla. La fuerza de impacto de un cuerpo en un choque se calcula multiplicando “masa por aceleración”, lo que hace que un niño de 15 kg en un choque a 50 km/h ¡sufra un impacto de 750 kg! El pedacito de plástico no soportaría tal fuerza.

Hay miles de historias en internet contando desenlaces fatales de este error común: niños que salen eyectados del auto en un choque después de que el broche se rompe y niños a los que dejan durmiendo en su silla solo con el broche de pecho abrochado, los cuales se deslizan el broche llega al cuello. 

Hay sillas que tienen broche de pecho y otras que no. Todas son igual de buenas porque el broche de pecho no es un punto extra de retención.

Ajuste del Arnés

Debe caber una mano (ajustada) entre el arnés a la altura del pecho y el cuerpo del niño.
Un buen ajuste del arnés hace toda la diferencia, especialmente en niños sin control de cabeza, cuello y tronco. Un buen ajuste previene la asfixia postural y puede ser una diferencia gigante en un choque.⁣⁣⁣

Claves para un buen ajuste del arnés

  • El arnés debe estar a la altura del hombro o más abajo cuando la silla va a contra marcha
  • El arnés debe estar a la altura del hombro o más arriba cuando va a favor de la marcha.
  • El arnés no debe tener torsiones.
  • El broche de pecho (si la silla lo tiene) debe ir a la altura de las axilas. 
  • Si la silla viene sin broche de pecho no se le debe poner uno (a menos que la marca de la silla lo autorice indique cuál)⁣.
  • No se debe poder pellizcar el arnés a la altura del hombro.

Arnés Disparejo

Siempre se deben soltar ambas partes del arnés al mismo tiempo, antes de desabrochar al niño. No se debe soltar cada parte por separado después. Aunque se piense que se puede sacar mas rápido al niño sin alargar primero el arnés, no es así ya que no hay tirones de brazos en forma de contorsión para poder sacarlos.
Prueben empezar a soltar el arnés completo antes de desabrocharlos cada vez que los quieran sacar de la silla. Esto implicará volver a ajustar los arneses cada vez que los quieran poner.

Sillas de Viaje

Viajar con niños es un lío, para qué negarlo. Lamentablemente hay muchas mamás que dicen “¡yo no me complico! viajo liviano, no llevo silla y trato de andar lo menos posible en autos”; lo único que les puedo decir es que si quieren viajar liviano, lleven solo dos playeras, un pantalón y un par de zapatos, pero la silla debe ir. La seguridad no es una elección ni un bien suntuoso. Una maleta liviana a la ida puede pesar mucho a la vuelta si volvemos sin nuestro hijo. Hasta que un irresponsable te choque mientras tu ibas manejando despacio y respetando todas las leyes. Ahí, la palabra “exagerada” va a tomar un sentido completamente distinto para ti.

Estas son las 3 sillas convertibles que son la mejor opción para viajar lo más liviano posible. Si su hijo todavía cabe en el huevito (infant car seat) elijan eso. Es mucho más fácil de transportar siempre y cuando sea uno bueno.

Todas las siguientes sillas permiten la contramarcha hasta los 18 kg, se pueden instalar con cinturón (2 o 3 puntos) o con latch (lleven placa H para bloquear cinturón), cuestan menos de 100 dólares (más barato que arrendar sillas), son ultra livianas sin sacrificar seguridad (ninguna es lo más cómodo del mercado, no pueden pedir todo)

  1. Cosco – Scenera NEXT
  2. Safety 1st – Guide 65
  3. Evenflo – Tribute LX

Si van a viajar en avión se tiene que decidir si van a llevar la silla en cabina (si le compraron asiento al niño) o si la van a documentar. Para que la silla pueda ser subida a la cabina, el sticker en el costado del respaldo o la base tiene que decir que es una silla aprobada para uso en avión. Siempre va a ser mejor subirla a cabina, no porque el niño esté más seguro, sino porque así no la pierden de vista en ningún segundo y no se arriesgan a que la maltraten junto con el equipaje. En caso de turbulencia severa (aunque es poco común) siempre es mejor que el niño esté sentado en su sillita.
Si deciden mandar la silla documentada, la mejor opción es envolverla en toallas o frazadas, meterla en una caja o bolso y pegarle stickers que digan “FRÁGIL”.

Instalar con isofix/latch y cinturón de seguridad

Usar una combinación de más broches no es mejor. Incluso, puede ser peor.

El 99% de las sillas del mercado no permiten el uso de ambos anclajes.

Aunque no se le encuentre sentido a usar “más” seguridad, éstas son las razones más básicas que responden los fabricantes cuando se les pregunta:

  1. El plástico se puede romper si recibe una doble fuerza.
  2. La silla se puede rotar porque las dos sujeciones funcionan distinto.
  3. Porque cuando es probada con ambos anclajes, la silla no pasa las pruebas de choque.

¿Cómo sé si mi silla permite la instalación con ambos?
Asume que no lo permite, a menos que lo leas lo contrario en el manual.

Si utilizas los dos elementos de seguridad porque sientes que con uno solo la silla se mueve, algo estás haciendo mal. La silla debe moverse menos de 2.5 cm de un lado al otro de adelante hacia atrás, instalada solo con uno de los dos elementos.

¿Cómo acomodar a un recién nacido en su silla?

  • Lo básico que tienes que saber es que, ya sea que elijas huevito o silla convertible, tienes que fijarte en el peso mínimo permitido para su uso.
  • Toda silla a contramarcha debe tener entre 30 y 45 grados de reclinación. La silla de un bebé recién nacido debe tener 30 grados de reclinación para evitar la asfixia postural.
  • Jamás debes agregar elementos extras que creas que son benéficos para su postura. Los cojines posicionadores para la cabeza pueden causar asfixia postural, interferir con el ajuste del arnés y ser altamente inflamables. Lo que puedes hacer, es agregar dos tubitos bien enrollados y ponerlos a los lados de la cabeza, después de haber ajustado correctamente el arnés.
  • Si tu sistema de retención infantil tiene broche de pecho, tienes que asegurarte que los cobertores del arnés no interfieran con la altura a la que este debe quedar. Si es así, la mayoría de los fabricantes indican que hay que retirarlos hasta que el niño sea más grande. Lee el manual de tu silla.
  • Nunca tengas miedo de ajustar bien el arnés. Un ajuste incorrecto podría provocar que el cuerpo del niño tome una postura encorvada y que las vías aéreas se bloqueen.
  • Recuerda que los bebés pequeños no deben dormir en su huevo o silla, por lo que intenta que permanezcan en esa posición el menor tiempo posible.

¿Sabías que el percentil de tu hijo es importante a la hora de decidir su sistema de retención?

¿Haz escuchado hablar de los “percentiles”? ¿Sabes cómo influyen en la elección de la silla de tu hijo?

Por ejemplo: cuando un niño es percentil 30 de talla, se refiere a que si se le compara con 100 niños de su edad hay 30 niños que van a ser más bajitos que él y 70 que van a ser más altos.

Cómo afecta el percentil en el sistema de retención

Tenemos a una niña y a un niño: ella es percentil 10 de peso (comparada con 100 niños de su edad, 90 serían más pesados y solo 10 más livianos) y percentil 6 de talla (94 niños serían más altos y 6 más bajitos). El niño es percentil 99 de peso y 99.9 de talla. En este caso a los papás del niño tendrían que elegir una silla que le permita la contramarcha hasta los 22.5 kg; de lo contrario tendrán que darle vuelta antes de los 4 años. Mientras que los papás de la niña, como ella es chiquitita, se puede elegir una silla que le permita la contramarcha hasta los 18 kg y los 1.01 m.

Altura del torso:

La mayoría de los Sistemas de Retención Infantil te dan una altura máxima permitida para su uso. La altura se mide con el niño estando parado. El problema es que no todos los cuerpos son iguales. Si tu hijo tiene un torso largo y piernas cortas, va a sobrepasar esa altura máxima antes de lo que indica la silla.

Mientras la altura y el peso son indicadores claves, si tienen un hijo con torso largo deberán asegurarse que:

  • Si va a contramarcha, la parte más alta de su cabeza debe estar al menos a 2.5 cm de la parte más alta de la silla.
  • Si va a favor de la marcha, el arnés debe estar a la altura del hombro o más arriba (jamás más abajo). Si en su parte más alta sale de más abajo del hombro, quiere decir que ya le quedó chico ese arnés.

La altura máxima permitida a veces no es el único indicador de que la silla/arnés ya les quedó chico. Atentos a estos indicadores.

Cabeza colgona

La caída de la cabeza en el auto no es peligrosa, siempre y cuando se cumplan los siguientes criterios:

  • El niño tenga control de tronco. 
  • Se siente bien por si solo y sin ayuda.
  • La silla tenga la reclinación permitida/sugerida por el fabricante.
  • El arnés esté bien ajustado. Debe caber máximo una mano (apretada) entre el arnés y el pecho del niño. Este no se debe poder pellizcar a la altura de los hombros.
  • El niño no tenga ninguna condición médica importante

Si todo esto se cumple no pasa nada si se les cae la cabeza, aunque parezca incómodo. Sé que parece muy incómodo y ustedes se proyectan y piensan que despertarían adoloridos, pero tranquilos, por suerte, ellos no son nosotros, son prácticamente de plástico y por lo general, no les molesta.

¿Qué podemos hacer al respecto?

  • Ponerlos a contramarcha con una buena reclinación. Si lo tienes a favor de la marcha y se le cae la cabeza (y te molesta), búscale una silla en la que pueda viajar a contramarcha y reclinado. 
  • La contramarcha es mucho más cómoda. Si tienes al niño a contramarcha y se le cae la cabeza, revisa si tu silla se puede reclinar más.
  • Revisa que la altura del arnés sea la correcta. Recuerda que si viajan a contramarcha el arnés tiene que salir a la altura o más abajo del hombro; y si viajan a favor de la marcha tiene que salir a la altura del hombro o más arriba.
  • Aprieta bien el arnés, no hay que tener miedo a apretarlos; tengan miedo a dejarlos sueltos.

¿Qué no debemos hacer al respecto?

  • Ponerles sujetadores de cabeza. Quedan estrictamente prohibidos, sin excepción. Ni siquiera aunque les vendan uno que según ellos está “homologado”.
  • Agregar cojines o cualquier tipo de accesorio que no venga con la silla y pase por arriba o atrás de la cabeza del niño.
  • Reclinar la silla más de lo permitido.

Funda para el Frío

No están permitidas a menos que las venda la misma marca para ese modelo de silla en particular.

No están permitidas por dos razones principales:

  1. Porque todas las sillas cubren sus telas con químicos retardantes de fuego para que en el caso de un choque, si salta una chispa, la silla no se prenda en fuego. Aunque la ropa del niño es inflamable, rodear a la silla de algo más inflamable, es innecesario y peligroso.
  2. Porque interfieren con el ajuste del arnés, no importa que tengan hoyos grandes para que pase el arnés. Para los fabricantes esto se considera interferencia y no lo permiten. Además que se presta para errores, han tocado casos que los papás tienen el arnés muy alto y como está la funda no se dan cuenta.

¿Qué podemos hacer?

En el invierno es más fácil, los amarramos bien y les ponemos una mantita gruesa encima. En el verano se complica, hay que partir por llevarlos lo más desvestidos posibles y de preferencia con ropa 100% algodón; fuera de esto, una opción es poner un pañito de algodón delgado por detrás de la espalda. Ojo con ponerlo detrás de la cabeza porque podrían hacerlos tomar un posición peligrosa. En Estados Unidos venden unos tubitos flexibles que hacen que el aire acondicionado llegue atrás; lo pueden buscar como “the noggle” en amazon.

Juguetes en el Auto

Se puede usar cualquier juguete que pase la prueba de golpes. ¿En qué consiste? en que antes de pasarles un juguete en el auto, nos tenemos que pegar nosotros con él en la cabeza (moderadamente) y si sentimos la necesidad de decir “ouch ” (no se hagan los valientes) significa que no es un juguete apto para el auto.
Recuerden que según la física, algo que pesa 2 kg se puede convertir en un proyectil de 30 kg si el auto va en movimiento.

No hay que ser tan exagerados con el tema del proyectil. Hay que poner en una balanza objetiva el costo versus el beneficio. Si el niño va a estar feliz con un libro y este no es enorme y pesado, no tiene nada de malo que tenga tapa dura. Todos hemos sufrido alguna vez de la histeria en el auto, así que mientras vaya en una buena silla bien amarrado y a contramarcha, se puede ser un poquitín más permisivo con los juguetes en los viajes largos.

Alimentos y Bebidas en la Silla:

La regla es no, nunca. Con el carro en movimiento, aunque un adulto vaya atrás con el niño, si se atragantan tendrían que sacar al niño de la silla y eso no es seguro. Pero sabemos que hay casos muy puntuales en los que no nos queda otra opción, así que se puede elegir muy bien qué alimentos vamos a dar: tienen que ser alimentos muy blandos  y no se deben dar a menores de 2 años.

Artículos Anteriores

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This