Lesiones Oftálmicas

Por Dr. Gerardo Madrigal Diaz

Cédula profesional: 1548750 

Generalidades

El globo ocular es el órgano principal de la visión. Está formado por tres capas de tejido, tres cámaras y un lente. Se encuentra ubicado en la fosa orbitaria y rodeado por estructuras que proporcionan protección (párpados), lubricación (sistema lagrimal) y movilidad (músculos oculares).

La capa externa o de soporte está compuesta por la esclerótica (el blanco del ojo) que le confiere rigidez y protección al globo ocular. En la parte frontal de la esclerótica se encuentra la córnea, a través de la cual entra la luz en el ojo. Delante de ella está  la conjuntiva, membrana mucosa que recubre anterior del globo ocular y tapiza los párpados.

La túnica intermedia del ojo se llama úvea formada por el iris, el cuerpo ciliar y la coroides. La pupila es una abertura ajustable en el centro del iris en respuesta a la luz disponible.

Existen 3 cámaras en el ojo, la anterior, la posterior y la vítrea. Las dos primeras con humor acuoso y la vítrea se sitúa entre el cristalino y la retina y está compuesta por una sustancia gelatinosa denominada vítrea.

Definición

La estructura de la cara y los ojos tienen la finalidad de proteger los ojos de cualquier lesión. El globo ocular se encuentra en una cavidad rodeada de hueso con un borde fuerte. Los párpados pueden cerrarse rápidamente y formar una barrera contra los cuerpos extraños y el ojo puede tolerar un impacto menor sin dañarse.

Aun así, el ojo puede resultar gravemente dañado y perder visión, y en casos muy raros debe extirparse. La mayoría de las lesiones oculares son de poca importancia, pero debido al gran hematoma que se produce en los tejidos circundantes, con frecuencia parecen peores de lo que son. Una lesión en el ojo debe ser examinada por un médico para determinar la extensión de la lesión y el tratamiento requerido.   

Heridas por impacto: Un impacto directo con un objeto romo puede lesionar estructuras cercanas a la superficie del ojo (párpados, conjuntiva, esclerótica, córnea, iris y cristalino) y en la parte posterior del ojo (retina y nervio óptico). Un impacto de esta magnitud puede romper los huesos que rodean al ojo.

Cuerpos extraños: Las lesiones oculares más frecuentes provocadas por cuerpos extraños son las de la esclerótica, la córnea y la mucosa que recubre los párpados por dentro (la conjuntiva). Aunque la mayor parte de las lesiones son leves, algunas pueden ser graves como la perforación de la córnea o el desarrollo de una infección a partir de un corte o un rasguño de la córnea.

Quemaduras: La exposición a altas temperaturas o a ciertos productos químicos hace que los párpados se cierren con rapidez en un acto reflejo por proteger los ojos de las quemaduras, de este modo solo los ojos pueden resultar quemados. Sin embargo, un calor extremo puede quemar el ojo mismo. La gravedad, el dolor y el aspecto de los párpados dependen de la profundidad de la quemadura. 

Estado actual

La prevalencia actual en E.U.A. es de más de 2,000 trabajadores que reciben algún tipo de tratamiento médico debido a lesiones oculares ocurridas en el trabajo. Más de 800,000 lesiones oculares relacionadas con el trabajo tienen lugar todos los años. De estos trabajadores lesionados el 80 % eran hombres. En comparación con las mujeres, los hombres tienen una incidencia de lesiones oculares cuatro veces más alta. Las fuentes de lesiones fueron: 

  • Material de desecho, chatarra, escombros (34 %)
  • Sustancias o productos químicos (14 %)
  • Personas, plantas, animales y minerales (9 %)
  • Partes y materiales (6 %)
  • Sopletes soldadores (6 %) 

Conclusiones

La experiencia diaria  en el ámbito de la medicina laboral comprueba la alta incidencia de lesiones oculares. La mayoría de las lesiones leves son atendidas y resueltas en primer nivel por el médico general o la enfermera. Cuando las lesiones son más graves, son canalizadas al Oftalmólogo quien dispone de la experiencia y los medios diagnósticos para un tratamiento definitivo. Así como la gran mayoría de las lesiones pueden ser prevenidas mediante el uso constante de los EPP, es indispensable el uso de lentes protectores para proteger el sentido de la vista que nos permite ver el mundo de colores y formas en que vivimos.

Bibliografía

  • Oftalmología autor B. García, P. De Juana, F. Hidalgo y T. Bermejo / Fuente: SEFH
  • Manual de Oftalmología para promotores de salud de primer nivel de atención. Autor Ministerio de Salud
  • Trastornos oftalmológicos frecuentes. Autor Begoña Rodríguez Moldes Vázquez/ Fuente AEPap
  • Oftalmología para Médicos de Familia. Autor Manuel Diego Valdearenas Martin / Fuente El Oculista
  • Manejo a Nivel primario de cuerpo extraño en ojo (articulo). Autor Marco Vinicio Víquez Víquez / Fuente: Scientific Electronic Library Onlyne 

Artículos Anteriores

Artículos Siguiente

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This