Día Mundial del Cáncer de Ovario

8 de mayo: Día Mundial del Cáncer de Ovario

El cáncer de ovario, conocido como el «asesino silencioso», es el sexto tipo de cáncer más frecuente entre mujeres en todo el mundo. Su detección temprana puede ser complicada, pero es crucial para mejorar las tasas de supervivencia.

¿Qué es el Cáncer de Ovario?

El cáncer de ovario es un tumor maligno localizado en el ovario, ocasionado por un crecimiento de células. Generalmente, esta patología no suele presentar síntomas en sus primeras etapas y se detecta cuando se extiende a la pelvis y el vientre, siendo más difícil de erradicar y puede ser mortal.

Síntomas

Los síntomas iniciales de esta patología suelen asociarse a enfermedades digestivas o intestinales.

Algunos de los síntomas característicos del cáncer de ovario son los siguientes, los cuales deben ser corroborados mediante diagnóstico efectuado por un médico especialista:

  • Dolor e inflamación en el vientre.
  • Distensión abdominal.
  • Diarrea o estreñimiento.
  • Pérdida del apetito.
  • Estreñimiento.
  • Sangrados vaginales anormales.
  • Micción frecuente.
  • Pérdida de peso.
  • Dolor de espalda.

Factores de riesgo

Los principales factores de riesgo de esta enfermedad son los siguientes:

  • Edad superior a los 50 años.
  • Antecedentes familiares.
  • Inicio de la menstruación (menarquía) a temprana edad.
  • Aplicación de terapias de reemplazo hormonal y tratamientos para la fertilidad.
  • No haber tenido hijos.
  • Hábitos y estilo de vida: obesidad, tabaquismo, sedentarismo.
  • Menopausia tardía.
  • Antecedentes ginecológicos previos: endometriosis, quistes ováricos.

Es recomendable asistir a controles ginecológicos periódicos (anuales) para prevenir el Cáncer de Ovario.

¿Sabías qué?

  • Se estima que el 70% de los casos se diagnostican tardíamente, en etapas avanzadas de la enfermedad.
  • El cáncer de ovario tiene una tasa de mortalidad superior al cáncer de mama o el cáncer cérvicouterino.
  • Los síntomas iniciales de la enfermedad tienden a confundirse con los de una colitis o molestia abdominal.
  • Esta patología puede afectar a otros órganos, como el útero o la vejiga.
  • Es más frecuente en mujeres postmenopáusicas, con edades comprendidas entre los 50 y 70 años de edad.

Diagnóstico

El diagnóstico temprano es crucial para mejorar los resultados del tratamiento, por lo que los médicos y los pacientes deben estar atentos a los síntomas y realizar exámenes periódicos, especialmente si existen factores de riesgo significativos.

Prevención

La prevención del cáncer de ovario incluye realizarse chequeos regulares, conocer los antecedentes familiares de cáncer, mantener un estilo de vida saludable con dieta balanceada y ejercicio, y considerar opciones médicas como la cirugía preventiva y asesoramiento genético si se tienen factores de riesgo elevados.

Tratamientos

El tratamiento para el cáncer de ovario generalmente implica una combinación de varias estrategias, dependiendo del estadio del cáncer, la salud general de la paciente, y otros factores individuales. Las opciones más comunes incluyen:

  • Cirugía: Esta es frecuentemente la primera línea de tratamiento, especialmente si el cáncer se detecta en una etapa temprana. La cirugía puede incluir la extirpación de uno o ambos ovarios, las trompas de Falopio, el útero, y en algunos casos, tejidos y órganos cercanos que también puedan estar afectados.
  • Quimioterapia: Después de la cirugía, la quimioterapia se utiliza a menudo para matar cualquier célula cancerosa que haya quedado. En algunos casos, la quimioterapia puede usarse antes de la cirugía para reducir el tamaño de los tumores y hacer la cirugía menos invasiva.
  • Terapia dirigida: Esta forma de tratamiento utiliza medicamentos diseñados para atacar específicamente vulnerabilidades en las células cancerosas. Por ejemplo, algunos tratamientos se enfocan en inhibir proteínas o mecanismos particulares que las células cancerosas necesitan para crecer.
  • Radioterapia: Aunque no es tan comúnmente utilizada para el cáncer de ovario como para otros tipos de cáncer, la radioterapia puede ser una opción en algunos casos para destruir células cancerosas que quedan o para aliviar el dolor y otros síntomas.
  • Terapia hormonal: Este tratamiento puede ser una opción dependiendo del tipo específico de cáncer de ovario, aunque no es tan común como las otras formas de tratamiento.
  • Inmunoterapia: Este es un área de tratamiento relativamente nueva y en crecimiento que utiliza el sistema inmunológico del cuerpo para combatir el cáncer.

El equipo médico considerará todos estos factores para crear un plan de tratamiento personalizado que ofrezca las mejores posibilidades de controlar la enfermedad y mantener una buena calidad de vida.

Conclusión

Mientras conmemoramos el Día Mundial del Cáncer de Ovario este 8 de mayo, recordamos que detrás de cada estadística hay vidas en juego. Con 205,000 nuevas valientes enfrentando este desafío cada año, este tipo de cáncer no es solo un número; es una llamada a la acción. Representando entre el 4 y el 5% de todos los tumores femeninos y siendo el sexto tumor más frecuente entre las mujeres, la importancia de la detección temprana no puede ser subestimada. Unámonos en la lucha por la salud y la vida, educando, apoyando y empoderando a cada mujer a tomar un papel activo en su bienestar. La concienciación y la acción temprana son nuestras mejores armas en esta batalla continua. Juntos, podemos cambiar estas cifras para mejor.

Referencias

https://www.gob.mx/salud/prensa/dia-mundial-del-cancer-de-ovario

https://www.diainternacionalde.com/ficha/dia-mundial-cancer-ovario

https://vencerelcancer.org/eventos/dia-mundial-del-cancer-de-ovario/#:~:text=El%208%20de%20mayo%20es%20el%20D%C3%ADa%20Mundial,el%20mundo%20con%20205.000%20nuevos%20diagn%C3%B3sticos%20cada%20a%C3%B1o.

Artículos Anteriores

Artículos Siguiente

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This